El Apoyo Psicológico un arma esencial contra la enfermedad

El padecer una Distrofia Muscular provoca profundos cambios emocionales afectando negativamente al estado anímico de la persona afectada y su entorno. Ante esta problemática es imprescindible apoyo psicológico ya que  facilita el proceso de adaptación que supone padecer una enfermedad crónica y grave.

Cuando se diagnostica la enfermedad, esta puede provocar alteraciones emocionales y psicosociales que influyen de forma negativa sobre el proceso de adaptación a la enfermedad y a la calidad de vida de la persona afectada y su familia.

Tristeza

Desesperación

Se puede adoptar la capacidad  de afrontar el problema fortalecimiento el nucleo familiar. En otros casos, el proceso de adaptación conlleva un desgaste que puede desencadenar situaciones de conflicto y que se desintegren el núcleo familiar. El mismo diagnóstico no produce las mismas reacciones emocionales en la familia que en el afectado. 

Desde mi circunstancia percibo la progresiva perdida de fuerza, y la vivo como una perdida constante, esto provoca mi actividad se vea mucho mas limitada tanto a nivel personal como social.

 

Hay numerosas cuestiones y dudas que me planteo dia tras dia como consecuencia de la dependencia fisica que acarrea mi enfermedad, que hace mi autoestima se vea quebrada y me desborden muchas veces mis emociones. Dudas como la posibilidad de tener pareja, ya que desde mi situación teniendo que depender siempre de otra persona, la expectativa de que se fijen en mi es muchísimo más improbable. Otro interrogante es la elección de la profesión, la posibilidad de vivir solo o la decisión de tener hijos.

Rabia

Rabia ante la Enfermedad

Todo esto me provoca una espiral de sentimientos, sensaciones y emociones difíciles de explicar que van desde la tristeza hasta la rabia, al preguntarme muchas veces el porque me ha tocado a mi lidiar con la enfermedad y pienso muchas veces que porque no soy como otro joven de mi edad, también me causa  frustración al no poder hacer nada para revertir mi situación, culpa y estrés.Otra gran barrera, son las dificultades de interrelación y de integración con otras personas, debido mayoritariamente a la ignorancia de  gran parte de la sociedad.

Encuentro muchísimas reticencias y miedo a la hora relacionarme con gente de mi edad, debido a que realmente no conocen o no quieren saber de mis limitaciones.Mi relaciones de amistad se basan, salvo en algunas excepciones, en mero compañerismo por lo que nunca he tenido ningún grupo de amigos de  con el que poder relacionarme. Por esto muchas  veces me veo obligado a recluirme en el entorno familiar, limitando mi desarrollo intelectual y social.

Se pueden desarrollar diferentes estrategias de comportamiento hacia la enfermedad y las emociones vividas: la evasiva, la búsqueda de apoyo social, la agresividad, la lucha para cambiar la situación actual o una actitud pasiva.

Ante la problemática psicoemocial  es esencial el apoyo del psicológo, ya que a partir de este apoyo se podra adquirir diferentes estrategias de comportamiento para poder ajustarse a situaciones estresantes que permitan preservar su vida emocional y social. La primera tarea es poder manejar los sentimientos de la forma más constructiva posible. Cuando  antes se asuma el diagnóstico de la enfermedad y sus características, antes se podrá reducir el nivel de tensión y sentir que tiene el control de la situación.

Por ello, es importe trabajar conjuntamente con el psicólogo para desarrollar habilidades comunicativas para que el afectado pueda expresar sus deseos,  y emociones para  mejorar así su autonomía y control sobre las situaciones de la vida diaria. Las personas que rodean al afectado y su familia deben desarrollar una actitud empática que les ayude aponerse en su lugar, ser capaces de ver las cosas desde su punto de vista, haciéndole saber que “nos hacemos cargo” de sus sentimientos, la relación empática es un soporte fundamental tanto en el aspecto psicológico como afectivo ante la problemática emocional de la enfermedad.

Es importante pues, que tanto la persona que padece la enfermedad como su entorno social y familiar, junto a los profesionales, mantengan actitudes positivas que generen ilusión, esperanza y ganas de vivir desde el apoyo adecuado a las emociones y entendiendo éstas. En definitiva trabajando sobre los pensamientos, pueden variar las conductas, el sentimiento y el estado emocional que conlleva, el padecer la enfermedad.

FUENTES

Texto: Propio, elaborado a partir de entrevista a especialista en Psicología, consultas en la Guía de Apoyo Psicológico para Enfermedades Raras y Guía de las Enfermedades Neuromusculares.

Imágenes: Propias y Imágenes con licencia de Wikimedia (Creative Commons, plataforma asociada a medios de comunicación para la utilización de archivos de licencia CC).

 Vídeo: Propio, subido a mi canal de Youtube. Usuario RafaZamakita

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s